ADVIENTO 2018.

Campañas>ADVIENTO 2018.

ARGITU MUNDUA

Cuando estamos en la oscuridad, dar luz al mundo no es tarea fácil. Muchas veces pensamos que nosotros no podemos hacerlo, pero, no es imposible.

¿Has pensado alguna vez qué podríamos conseguir si todos encendiésemos una sola vela? La vela de la amistad, del amor, de la solidaridad, de la esperanza… sin duda, cambiaríamos el mundo. La tarea es difícil, pero, no imposible.

En el camino que nos lleva a la Navidad desaparecerán muchas sombras y oscuridades gracias a las velas que tenemos que encender. Sombras que oscurecen nuestro corazón y nos quitan la felicidad como la envidia, el egoísmo, la injusticia, la vagancia, la despreocupación…

Jesús es Paz y Bien, y nos llama sin cesar para que nos convirtamos y vayamos por el camino de la salvación.

Si piensas que tienes fuerzas para iluminar el mundo, ¡empieza el camino! Tu luz hará desaparecer las sombras.

Con las velas aportamos luz y calor para hacer la vida más confortable y agradable, para que el bienestar se extienda a todos los rincones del mundo.